jueves, 13 de marzo de 2008

Semana Santa en Granada.


No soy una entusiasta de la Semana Santa, pero después de toda la vida en Granada he visto la mayoría . Aquí haré mi selección personal, espero que nadie se sienta ofendido si no nombro a su cofradía (siempre podéis incluirla en el apartado comentarios).


Ahí va:

El miércoles 19:

1)La Virgen del Rosario: cuando sale de la Iglesia, se le canta una salve marinera, es muy emotivo, recomiendo verla en la salida de la Parroquia de Santo Domingo (Plaza de Santo Domingo), la hora oficial son las 19:45, pero lo mejor es estar allí al menos a las 19:15 para coger sitio.

2) Los gitanos: ésta es mi preferida, hay que verla cuando vuelve al barrio del Sacromonte entre las 3:00 y las 4:00 a.m. Se le cantan saetas y se encienden hogueras, todo ello con la Alhambra de fondo. Espectacular.

El jueves 20:

El Silencio: Se apagan las luces a su paso y no se puede escuchar más sonido que el redoble del tambor. La imagen es imponente. Se puede ver por la Carrera del Darro, a partir de las 00:00.

Ah, un buen lugar para ver procesiones es alguno de los bares de la Calle Navas, por allí pasan muchas de ellas, y entre paso y paso puedes tomarte algo. Eso sí, hay que llegar temprano o no habrá sitio.

2 comentarios:

Vicintosh dijo...

Jajaja yo me tomaré la licencia de hacer publi hasta fuera del trabajo :P Para quienes queráis información amplia sobre los recorridos, el domingo y el lunes regalamos la guía con Granada Hoy. Ideal también hará guía, pero no sé cuándo la darán (para que no se diga que "barro para casa" :P).
Y, para quienes queráis ir de tapeo, durante la Semana Santa publicamos unas páginas (creo que cada día) con un montón de bares y restaurantes para no quedarse "enmallaos" (morirse de hambre en granaino jeje).
Que conste que no me gusta hacer publi fuera del trabajo, pero por si a alguien le interesa.

Por cierto, buena recomendación de la del silencio en la carrera del Darro, además del fondo que tiene, en ese tramo no hay tantos flashes de cámaras.

Jeremie Baldocchi dijo...

J'aurais aimé y aller à cette epoque là...